martes, 27 de octubre de 2015

Audioguías de Primero E

Audioguías de Primero F

Audioguías de Primero C

San Sisebuto

​La estatua de San Sisebuto es una de las estatuas del ciclo cidiano en el puente San Pablo,  en la plaza del Cid. El autor de la estatua es Joaquín Lucarini y la construyó en 1954.

Aun sin ser mencionado como San Sisebuto sí que se le menciona, con el nombre de Abad Don Sancho, en el Cantar

San Sisebuto fue el abad más importante que tuvo a lo largo de su historia el monasterio de San Pedro de Cardeña. 

La estatua se describe como un personaje importante por sus ropajes, por formar parte del clero, por el cáliz… 
San Sisebuto es venerado como santo por la iglesia católica.
            
Alrededor de la estatua hay diversas zonas de interés como el Teatro Principal, el Museo de la Evolución, el arco de Santa María…

Enrique Hernando
1E

EL ARCO DE SANTA MARÍA

El Arco Santa María es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad de Burgos.
Está localizado en la cuidad de Burgos, comunidad autónoma de Castilla y León, España;  frente al puente de Santa María; por el que transcurre el río Arlanzón, y comunicado con la plaza del Rey San Fernando, donde se encuentra la Catedral.
Su construcción se atribuye a Felipe Vigarny, quien comenzó las obras en 1536, en las cuales intervinieron a partir del siguiente año Francisco de Colonia y Juan de Vallejo.
Representa perfectamente nuestra historia medieval burgalesa ya que engloba muchos aspectos importantes, tanto en la fachada como en su interior. El aspecto que tiene actualmente se debe a la transformación a la que fue sometida entre los años 1536 y 1553 empleando una estética renacentista en honor al emperador Carlos V.  Fue concebida como un gran arco triunfal. En él se encuentran seis hornacinas principales, dispuestas en dos cuerpos y tres calles, en los cuales se encuentran personajes importantes como Jueces de Castilla, Nuño Rasura y Laín Calvo, Los Condes, Diego Rodríguez Porcelos (el fundador de la cuidad de Burgos) y Fernán González, El Cid y El emperador Carlos I.
El Arco se caracteriza por estar cubierto con una bóveda de crucería. Se encuentran en él restos de pintura alegórica del siglo XVII localizadas en el arco de medio punto, en la fachada principal y en la fachada posterior.
El cuerpo inferior está centrado por un arco de medio punto que atravesaba la muralla. El segundo cuerpo muestra en el centro una composición ordenada a modo de retablo que consta de dos pisos unidos y súper puestos.Y finalmente, el tercer cuerpo, que presenta un aspecto militar, coronado de almenas.
Por encima se encuentran cuatro gárgolas que sirven de desagües. Presidiendo todo destacan  La Virgen Santa María, patrona de Burgos, como defensora de la cuidad.
En el interior del Arco, da acceso a la sala principal una escalera de origen medieval,  reformada en la actualidad, procedente del Castillo de Burgos. En él se albergan diversos objetos interesantes que recuerdan la condición que tuvo Burgos como Cabeza de Castilla:  el cuadro "El Cid y Doña Jimena" del artista burgalés Marceliano Santa María, un hueso del Cid Campeador, una reproducción de la espada Tizona del Cid, bellos escudos circulares dedicados al Cid y al Conde Fernán González, un pendón de Castilla bordado en oro y otros objetos variados que pertenece al Concejo de la ciudad. 
El destacado Arco ha tenido diversos usos a lo largo del tiempo, aprovechándose su interior como cárcel, sede del consistorio (donde se reunían muchos personajes importantes de la política), y actualmente museo provincial. 
Cerca del Arco se encuentra La Catedral de Burgos, que se puede ver a simple vista al entrar por la parte del río Arlanzón, por el puente de Santa María. También se puede visitar de manera rápida, ya que se halla al lado, el Paseo del Espolón;  lugar donde los burgaleses pasan su tiempo libre tomando una consumición o simplemente dando un paseo agradable.
 Ángela Castellanos y Marta Hernando 1E

EL ARCO DE SANTA MARÍA

ARCO DE SANTA MARÍA
El Arco de Santa María es uno de los monumentos más emblemáticos de Burgos, que se sitúa frente al Puente Santamaría y a la plaza del Rey San Fernando, donde se encuentra la Catedral.

EXTERIOR
En sus orígenes, fue una de las doce puertas de acceso a la ciudad durante la Edad Media (construidas entre 1536 y 1553). A esta antigua puerta se le hace referencia en el Cantar de Mío Cid, pese a que no se la nombre directamente, se cita simplemente como punto de entrada y salida de la ciudad. 

Dos siglos después fue remodelada por Juan de Vallejo y Francisco de Colonia, siendo concebida como arco triunfal. El arco tomó aspecto de castillete, cuya fachada fue esculpida en piedra caliza de Hontoria de la Cantera. En ella se pueden apreciar seis hornacinas principales, todas ellas obra de Ochoa de Arteaga: Nuño Rasura, Laín Calvo, Diego Rodríguez Porcelos (fundador de la ciudad), Fernán González, El Cid y el emperador Carlos I. "Presidiendo" todo, se encuentra la Virgen Santa María, patrona de Burgos, como defensora de la ciudad. Existen una serie de gárgolas que sirven de desagüe y una serie de pequeños ángeles que adornan la fachada. (También cabe destacar el retablo labrado en piedra en la parte inferior del arco.)

INTERIOR
En el interior del Arco, hay unas escaleras de origen medieval que dan acceso a la sala principal. En esta se encuentra un gran mural del pintor burgalés Vela Zanetti dedicado a Fernán González y a la independencia de Castilla. Desde esta sala se accede a la Sala de Poridad.

En ella se guardan interesantes objetos históricos de gran interés e importancia: el cuadro "El Cid y Doña Jimena", obra del pintor burgalés Marceliano Santa María; un hueso del Cid Campeador, que pertenece al radio de su antebrazo izquierdo; una reproducción de la espada Tizona del Cid, obra del orfebre Maese Calvo;  la medida patrón de la vara castellana (0,84 m aprox.); un pendón de Castilla bordado en oro y otros objetos de gran valor.

En la planta superior se encuentra el museo de Farmacia, con una colección de tarros del desaparecido Hospital de San Juan.

IMPORTANCIA
El Arco de Santa María fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1943. A su vez el Arco ha albergado el Museo Arqueológico Provincial de Burgos (1878-1955), y numerosas exposiciones temporales. En la actualidad actúa como Centro Cultural Histórico Artístico.

Laura González
Fran Arnáiz
1F

lunes, 26 de octubre de 2015

MARTÍN ANTOLÍNEZ

El Ciclo Cidiano es el conjunto de las ocho estatuas que encontramos en el puente San Pablo. Todas las obras fueron realizadas entre los años 1953 y 1955 por Joaquín Lucarini. Su realización sirve para enmarcar la estatua del Cid, hecha en bronce, unos años antes. Estas esculturas son una representación de algunas de las personas más importantes de la vida del Cid. Uno de estos personajes corresponde a Martín Antolínez, mano derecha del Cid.

En el primer Cantar, según la división de Menéndez Pidal, Martín Antolínez consiguió dinero para el viaje del Cid, para sus fieles y para poder mantener a su mujer e hijas en el Monasterio de San Pedro de Cardeña (Burgos). La forma en que logró conseguirlo fue engañando a dos judíos para que le prestasen 600 marcos a cambio de dos arcas llenas, supuestamente, de los tesoros del Cid, que en verdad estaban llenas de arena:

"Atravesó toda Burgos y en la judería entraba, /y por Raquel y por Vidas, con gran prisa preguntaba"
"Llegó Martín Antolínez y así les dijo, taimando: /¿Cómo estáis Raquel y Vidas, mis buenos amigos caros?"

Además, Martín Antolínez fue una de las personas que se enfrentaron a los infantes de Carrión, después de que humillasen a las hijas del Cid en el robledal de Corpes. En agradecimiento, el Cid le regaló su espada Colada:

"Luego a Martín Antolínez, ese burgalés de pro, / llama El Cid, su brazo tendió y Colada le entregó "

Ana Martínez 1E

Murales del Destierro y de la Batalla

El palacio de la Diputación fue construido entre los años 1864 y 1869. Un siglo después de ser construida, se le pidió a Vela Zanetti, un pintor burgalés que nació en Milagros en 1911 y murió en la misma casa en 1999,  que la decorara con un tema claro, una de las figuras más importantes de Burgos, el Cid campeador (Rodrigo Díaz de Vivar). 
Pintó para ello cuatro murales, entre los cuales están el mural del Destierro y el de la Batalla.

En el mural de la batalla, el Cid y sus acompañantes luchan contra los musulmanes para reconquistar Castilla.



En el mural del destiero, el Cid y sus aún fieles y familia comienzan el camino del abandono de la ciudad de Burgos tras la jura de santa Águeda. En esta, el Cid hizo jurar a Alfonso VI que no tuvo nada que ver con la muerte de su hermano y por esta razón el rey mandó su destierro y amenazó a todo aquel que le ayudase. En el mural aparecen los más importantes y conocidos personajes a caballo y los menos importantes, andando y menos centrados.


Javier Peñaranda y Miguel Arroyo
1E

domingo, 25 de octubre de 2015

Solar del Cid

Nuestra ruta por los pasos del Cid Campeador en la ciudad de Burgos comienza en el Solar del Cid, lugar en el que, según cuenta la tradición oral, se encontraba la casa de Rodrigo Díaz de Vivar, en la que vivía con su mujer Jimena y sus dos hijas Elvira y Sol. 

El Solar del Cid se encuentra en la calle Fernán Gonzalez, al pie del Castillo, actual paso del Camino de Santiago. Este monumento fue construido por Joaquín Cortés en la segunda mitad del S XVIII, en el reinado de Carlos III, para perpetuar la memoria de nuestro caballero Rodrigo Díaz de Vivar.

El monumento está formado por tres monolitos de piedra, traída esta de la cantera de Hontoria. En el monolito central se encuentra tallado el Blasón del Cid que dice:
  
                       EN ESTE SITIO TUBO SU CASA Y NACIÓ EL AÑO DE 1026 RODRIGO DIAZ DE VIVAR LLAMADO EL CID CAMPEADOR. MURIÓ EN VALENCIA EL DE 1099 Y FVE TRASLADADO SV CUERPO, A EL MONASTERIO DE SAN PEDRO DE CARDEÑA CERCA DE ESTA CIVDAD, LA QUE PARA PERPETVAR LA MEMORIA DE TAN ESCLARECIDO SOLAR DE VN HIJO SVIO, Y HEROE BVRGALES ERIGIO SOBRE LAS ANTIGVAS RVINAS ESTE MONVMENTO EL AÑO DE 1784 REYNANDO CARLOS III.


Como se puede observar, existen dos errores en el texto ya que el Cid no nació en Burgos, sino en Vivar y tampoco lo hizo en 1026, sino unos años más tarde.

En el monolito de la derecha podemos observar el escudo de Burgos, mientras que a la izquierda se encuentra grabado el monasterio de San Pedro de Cardeña, lugar en el que se encuentra enterrado Babieca, yegua o caballo del Cid.

Este lugar está rozando con algunos restos de la muralla que rodeaba la antigua ciudad de Burgos y uno de los arcos de salida y entrada: el arco San Martín.

Cuenta una leyenda que en el destierro del Cid, él una de las veces que salió a lomos de Babieca alzó su espada y golpeó en la parte superior del arco, dejando una visible marca que hoy en día podemos observar si pasamos. 


Marina Peña y Maria Méndez   1 Bach C

La Glera y el arco de Santa María (exterior)

 Según nos cuenta el Poema, el Cid y sus huestes, la primera noche de su destierro acamparon en la glera del Arlanzón, cerca de la puerta de Santa María, arco del que luego hablaremos. 

En la Glera, actualmente, hay un monolito que reproduce los versos alusivos del poema “mio cid ruy diaz que en buena hora ciñe espada paso en la glera que nadie lo acoja en casa”

Desde el monolito, podemos observar el río y los maravillosos sauces llorones que, como una cascada, llegan al río. Si andamos en dirección contraria al arco, por la acera de la glera, llegaremos al Puente San Pablo y al Museo de la Evolución Humana. 

Por el otro lado, al Arco de Santa María concebido a modo de gran retablo de piedra. Aparecen en su fachada personajes ilustres de Burgos. En su parte inferior se encuentran sentados los dos jueces de Castilla, Nuño Rasura y Lain Calvo, acompañando al fundador de la ciudad, Diego Porcelos. En la parte superior se encuentra el emperador Carlos V, en honor al cual se levantó esta fachada y a la izquierda y derecha el primer conde independiente de Castilla, Fernán González y el Cid Campeador. Remata la puerta la figura del ángel custodio y Santa María la mayor, patrona de la ciudad. 

Carlota
Mauricio
1D

Murales del Destierro y de la Batalla en la Diputación Provincial




Nuestra aportación a este trabajo va a ser sobre los murales de la Diputación de Burgos. Concretamente los murales que hablan del destierro del Cid y de una batalla que lideró el mismo.

Los murales fueron pintados por el pintor burgalés José Vela Zanetti, entre 1966 y 1969. Dichos murales se encuentran en el techo del Palacio Provincial, sede de la Diputación, que es un edificio neoclásico construido entre 1864 y 1869, por Luis Villanueva y Ángel Calleja.

La técnica empleada por Vela Zanetti en los murales es la característica del pintor, con óleos y pigmentos sobre tabla adosada al muro. En los mencionados murales se narran dos episodios de la vida del Cid basados en los hechos recogidos en el Cantar de Mío Cid.


La parte del Cantar que habla del destierro es la primera. El Cid se ve obligado a abandonar la ciudad ya que es acusado de robo por el rey. A continuación, recogemos un resumen breve del argumento de esos primeros versos:

El Cid convoca a sus vasallos; éstos se destierran con él. Adiós del Cid a Vivar. (Envió a buscar a todos sus parientes y vasallos, y les dijo cómo el rey le mandaba salir de todas sus tierras y no le daba de plazo más que nueve días y que quería saber quiénes de ellos querían ir con él y quiénes quedarse)

En esta pintura se puede observar al Cid con sus hombres más fieles a caballo, abandonando la ciudad con pesadumbre y tristeza.


El segundo mural representa una feroz lucha entre cristianos y musulmanes en la que toma parte el Cid, sin embargo no se puede saber con exactitud a qué batalla pertenece. En el Cantar aparecen múltiples referencias a batallas, por lo que hemos escogido esta para narrar de alguna forma el mural.

Embrazaron los escudos delante del corazón,
las lanzas ponen en ristre envueltas con su pendón, 

todos inclinan las caras por encima del arzón
y arrancan contra los moros con muy bravo corazón. 

A grandes voces decía el que en buen hora nació: 
"¡Heridlos, mis caballeros, por amor del Creador,
 aquí está el Cid, don Rodrigo Díaz el Campeador!" 
Todos caen sobre el grupo donde Bermúdez entró.
Éranse trescientas lanzas, cada cual con su pendón. 
Cada guerrero del Cid a un enemigo mató,
al revolver para atrás otros tantos muertos son. 





Por último hemos incluido este detalle de otro mural en el que Vela Zanetti quiso retratar a un Cid que siente matar a su adversario en vez de a un triunfador que se vanagloria de su victoria. Nuestra opinión personal es que los murales están realizados con una maestría increíble y son una fiel representación del Cantar.

Álvaro de los Mozos
Carlos Carrero                    
1F


viernes, 23 de octubre de 2015

Martín Muñoz

Martín Muñóz, conde de Coimbra, se encuentra en el Puente San Pablo, su autor es Joaquín Lucarini, quien esculpió en piedra de la cantera burgalesa de Hontoria todas las figuras que en dicho puente se encuentran. 

A diferencia del puente, que fue construido en 1242 y cuyo autor es desconocido, estas estatuas datan de 1953, por lo que se incorporaron en una época bastante más tardía.

La escultura en la que nos centramos es la de Martín Muñoz. Se caracteriza por ser una de las figuras que portan una espada y un escudo. En ella resalta, en contraste con las otras, que su espada se encuentra alzada y  nos indica que está preparado para la batalla.

En cuanto a este personaje, podemos destacar que fue uno de los acompañantes del Cid en su destierro y sus batallas. Además, dirigió la repoblación de los antiguos asentamientos musulmanes en el territorio que recibió por parte de Alfonso VI, dándoles el nombre de sus descendientes y el suyo propio.

Algunos de los lugares de interés que se encuentran en los alrededores son: la Diputación, la estatua del Cid y el pasaje de Per Abbat, debido a su interés cultural sobre el tema del Cid.


Alba Mansilla
1° D

Doña Jimena

Jimena Díaz (1046-1116)

Doña Jimena era la hija de los condes de Asturias, nació en un pueblo llamado Nava, situado en Oviedo hacia el año 1046.

En el año 1074 contrajo matrimonio con Rodrigo Díaz de Vivar en la iglesia de San Miguel de Palencia, y de este matrimonio nacen sus tres hijos, dos de ellas mujeres (María y Cristina) y un varón (Diego).

En el destierro del Cid, Jimena permanece con sus dos hijas en el monasterio de San Pedro de Cardeña situado a las afueras de la ciudad de Burgos. 
Al inicio del segundo destierro del Cid, en 1089, Jimena fue puesta en prisión con sus hijos Cristina, Diego y María por mandato de Alfonso VI. 
A la muerte del Cid y como se había quedado sin hijos varones, ya que Diego muere, es Doña Jimena quien se hace cargo de mantener y sostener el señorío de Valencia. 
Doña Jimena, junto a algunos hombres del Cid, traen el cadáver de Rodrigo Díaz de Vivar desde Valencia hasta el monasterio de San Pedro de Cardeña, donde fue enterrado.

Murió entre el 29 de agosto de 1113 y 1116, probablemente en este último año. Jimena fue enterrada junto a él y en 1921 los restos de ambos fueron trasladados a la Catedral de Burgos, donde aún permanecen y dónde se pueden visitar.
Carlos Rodríguez
1E

Mural del Destierro y de la Batalla: Vela Zanetti

Estos murales son una de las joyas que, afortunadamente, conservamos en Burgos. Tienen una gran importancia histórica y artística. Dicha obra se le encomendó a Vela Zanetti con el fin de representar al personaje más insigne de la historia burgalesa: Rodrigo Díaz de Vivar, en uno de los pasajes de mayor relevancia de la historia del Cid. Para realizarlo, Zanetti hizo un meticuloso estudio, con tal dedicación que diseñó centenares de bocetos hasta dar con el apropiado. La altura y la forma determinaron abordar el tema en diferentes escenas individualizadas que, no obstante, permitieron representar al conjunto. En el mural de la batalla, se enfrentan los bandos cristianos y musulmanes.  El Cid representa el coraje y la rebeldía ante la injusticia, encarna los ideales del hombre. Finalmente, se muestra triunfante, blandiendo su espada con la mano derecha y sosteniendo su escudo con la izquierda. Es el único que permanece en pie, solo.

Emplea colores sombríos en el paisaje, siendo irrealista, en el centro del cuadro se sitúa el Cid, con expresión confiada, de liderazgo y un carisma único. Se reflejan las consecuencias de la guerra, representadas por un hombre abatido por el Cid.

Para saber más acerca de los murales debemos conocer al autor. Un gran artista figurativo, que plasma en sus obras la dignidad del hombre, su vida y su obra son reflejo de las tensiones vitales y artísticas de ese siglo. Nació en Burgos, hijo de padre republicano y madre de origen italiano. Viajó a Florencia para estudiar los maestros del Renacimiento y allí visitó frecuentemente frescos románicos de la Real Colegiata de San Isidoro. Estas visitas le inspiraron para crear sus murales. Su capacidad de trabajo llamó enseguida la atención de arquitectos y constructores, que le ofrecen muros en los que plasmar sus obras. Fue reconocido con Honoris Causa por su trabajo y en su discurso dijo una de sus frases más celebres: Ahora siento, como jamás lo sentí, que las palabras de Virgilio tienen sentido: 'La primera muerte es perder la patria, las otras ya no tienen importancia. Voy hacia mis muertes sucesivas, mis deseadas, mis necesarias muertes de cada día, sin las cuales no hay vida posible y completa."

Los murales de la Batalla y el Destierro son obras fundamentales en su trayectoria.

En el mural del Destierro, describe el pasaje en el que el Cid es desterrado por el Rey Alfonso, al ser acusado de guardarse los tributos de los reyes de Andalucía, pudo ser una falacia de sus envidiosos para verle caer. El Cid parte de Vivar, hambriento y sin dinero, y nadie le podía ayudar, ya que el rey lo castigaría. Realiza el trayecto acompañado de sus leales caballeros. Llega hasta Burgos para dejar a su mujer y a sus hijos en un monasterio, para partir hacia Cerdeña, allí se abastece de oro y conquista los territorios ocupados por musulmanes. De esa forma recupera el orgullo perdido. Este mural plasma la batalla del Cid y sus vasallos por recuperar los territorios.
Carlos Sanjuán y Luis Pascual
1D

miércoles, 21 de octubre de 2015

Murales de la Diputación de Burgos: Vela Zanetti

La ciudad de Burgos está muy vinculada "emocionalmente" a la historia y leyenda cidianas. Aunque Rodrigo nació muy probablemente en Vivar, es Burgos la ciudad del Cid por excelencia.

Actualmente existe una ruta que recorre los lugares cidianos más emblemáticos: desde el Arco de Santa María, pasando por la iglesia de Santa Águeda, la glera, la Catedral... siguiendo por el Espolón, un popular paseo de la ciudad, llegamos al Palacio de la Diputación de Burgos, en cuya cúpula pueden verse los impresionantes murales de Vela Zanetti, que reflejan un Cid que rompe con la estética legendaria tradicional.

El Cid en la Diputación Provincial

Entre 1864 y 1869 se construyó el Palacio de la Diputación Provincial de Burgos. Prácticamente un siglo después se encomendó a José Vela Zanetti la decoración de su cúpula, con el encargo expreso de representar al personaje más insigne de la historia burgalesa: Rodrigo Díaz de Vivar. El tema debía acotar uno de los pasajes de mayor relevancia en la historia del Cid: La Jura de Santa Gadea.
Para representarlo, el pintor realizó un meticuloso estudio llegando a idear más de un centenar de bocetos y dibujos preliminares. La propia forma de la cúpula determinó abordar el tema en diferentes escenas individualizadas. Así representaría los momentos de la Jura de Santa Gadea, el Destierro, la Batalla entre cristianos y árabes y al propio Cid, como encarnación de los altos ideales de hombre. La narración se desarrolla en una gran superficie. Compositivamente se ha resuelto situando en un primer plano los pasajes sobre un fondo que recuerda al paisaje castellano. Creó una compensación de volúmenes según la estructura arquitectónica rectangular de forma que en los lados menores dispuso la Jura y el mural del Cid y en los mayores los del Destierro y la Batalla.




En un espacio indefinido en el que las únicas referencias arquitectónicas son la mesa del altar y un crucifijo de inspiración románica se desarrolla la Jura de Santa Gadea. Presenta a los dos protagonistas -Alfonso VI y el Cid- enfrentados, ofreciendo únicamente el rostro del monarca castellano. Está cubierto con una capa que se recoge en su hombro derecho para dejar despejado el brazo con el que va a jurar. Rodrigo viste cota de malla , casco, capa y guantes. En un segundo plano varios hombre asisten al acto. Entre ellos cabe destacar al caballero que se presenta de perfil y con rasgos de mayor edad (con pelo y barba blanca) pues es un autorretrato del pintor burgalés.




En el mural del Cid se le representa triunfante, blandiendo su espada con la mano derecha y sosteniendo su escudo con la izquierda. Es el único que permanece en pie, solo.


Ramón Vivanco y Andrés Arnaiz 1º F


Ruta del Cid- Iglesia de Santa Águeda/Gadea

La iglesia de Santa Águeda fue construida sobre la famosa iglesia romániaca de Santa Gadea. Está situada en el centro de Burgos, se encuentra cerca de la Catedral y pertenece a la Ruta del Cid.
               
Segun la leyenda, el Cid Campeador obligó a Alfonso VI, a jurar que no había asesinado a su hermano Sancho II, el fuerte, rey de Castilla. La leyenda popular dice que el juramento se hizo en esta pequeña  iglesia, ya que a Santa Gadea se encomendaba de un modo especial la fidelidad de los juramentos. El rito consistía en repetir una fórmula sacramental tocando con la mano algún objeto sagrado que en el caso de Burgos era el Cerrojo. Esta iglesia debe su fama a este suceso protagonizado por el Cid Campeador.

Fue levantada en el siglo XV. En el interior hay obras de gran categoría artística. La obra maestra de Santa Gadea es el baptisterio, una posible obra de Juan de Vallejo.

Se  encuentra cera de la catedral de Burgos  en la que actualmente, está enterrado el Cid, junto a su mujer Doña Jimena. También esté cerca del Arco de Santa María en el cual se encuentra una réplica de su espada Tizona.
Todo esto no fue un suceso real, pero se tiene por tal, dado que, como pasa muchas veces, se impuso la leyenda. Este hecho tampoco aparece en el Cantar de Mío Cid, aunque sí en otros textos, como el Romance de la jura de Santa Gadea, del que aportamos aquí un fragmento:

En Santa Gadea de Burgos,
do juran los hijosdalgo,
le toman la jura a Alfonso
por la muerte de su hermano. 
Se la tomaba el buen Cid,
 ese buen Cid castellano,
sobre un cerrojo de hierro
y una ballesta de palo
y con unos evangelios
y un crucifijo en la mano
Las palabras son tan fuertes 
que al buen rey ponen espanto:
- Villanos te maten, rey,
villanos que no hidalgos,
de las Asturias de Oviedo,
que no sean castellanos.

Jimena y Chaima 1F

EL PUENTE SAN PABLO: MARTÍN MUÑOZ Y ÁLVAR FÁÑEZ


HISTORIA
Las primeras noticias que recibimos del puente San Pablo son en el año 1242, en Burgos, en el que se procedió a su construcción. Fue diseñado por Julián de Arbaiza, un famoso arquitecto en la época. Aunque sabemos que previamente a la construcción de este puente, había otro del que no se sabe prácticamente nada de su historia.
El puente San Pablo está formado por ocho estatuas a sus márgenes. Dichas estatuas representan a personajes con gran influencia en la vida del Cid.

ESTATUAS
Las estatuas que hemos trabajado nosotras han sido las de Martín Muñoz y Álvar Fáñez
·         Martín Muñoz: gobernó Montemayor y fue muy buen vasallo del Cid. Fue el último conde de Coímbra (Portugal) de 1091 a 1093.

·        Álvar Fáñez: sobrino y hombre de confianza del Campeador. Fue uno de los principales capitanes del rey Alfonso VI de León. Es mencionado por su fama como guerrero ya hacia el año 1147 en el Poema de Almería, donde se señala que el Cid lo ensalzó y que solo fue superado en méritos bélicos por Rodrigo Díaz el Campeador.

CURIOSIDADES DEL LUGAR
A mediados del S. XX, la Corporación Municipal decidió ampliar la anchura del puente, pero solo se reformó una parte de lo que anteriormente se había pensado. Recibe ese nombre por hallarse próximo al convento dominico dedicado a San Pablo, hoy desaparecido; que se ubicaba donde hoy en día se encuentra el Museo de la Evolución Humana.

Belén y Alba 1F

martes, 20 de octubre de 2015

Murales de Vela Zanetti en la Diputación Provincial de Burgos

José Vela Zanetti
José Vela Zanetti nació en Milagros (Burgos) en el año 1913 y murió en Burgos en el Hospital Yagüe en 1999. Hijo de una italiana  y un padre veterinario y republicano, con ideas liberales afines a la Institución Libre de Enseñanza, en cuyos principios educó a su hijo y que fue fusilado en la Guerra Civil española. Trabajaba en León, donde Vela comenzó su carrera como pintor.
En el año 1933, Vela viajó a Italia a aprender de las obras y el estilo al fresco que allí había, becado por la Diputación de León. Allí recibe una gran influencia que luego se reflejará en su obra.

Vivió en Madrid, donde participó en la contienda defendiendo la República Española, en puestos militares primero, y de propaganda después. Finalmente se incorporó al Servicio de Recuperación y Conservación del Tesoro Artístico.


A partir de 1939, como gran parte de los perdedores de la Guerra Civil, inició en tierras francesas un largo exilio que le llevó a varios países; a la República Dominicana, en donde fue director de la Escuela Nacional de Bellas Artes y realizó un buen número de murales, en Nueva York y en México, para medirse con los muralistas mejicanos, hasta su regreso a España en 1960.

Vela estuvo comprometido con las libertades y los derechos humanos y pintó para la sede de la ONU en Nueva York, cuando España aún no pertenecía a la organiza


ción, un mural de condena del genocidio y el racismo, lo que supuso su consagración internacional. 
En 1960 Vela Zanetti regresa a España, establece su residencia en Madrid, compra en Milagros la casa en la que nació e inicia una frenética actividad artística. 


Mural del Cid. 
Este mural fue pintado en el año 1965. La obra, en la cúpula de la Diputación, ocupa 200 metros cuadrados. Se trata de un mural creado para ser contemplado desde lejos, en el que plasmó una imagen nueva y joven del Cid Campeador, que exalta su valor individual. Quiso que el espectador sintiera que es a él a quien el héroe ofrece su victoria.

Tardó tres meses en pintar el fresco, lo que le produjo mucha fatiga, ya que debía subir a un gran andamio. Sin embargo, en total, esta obra le llevó cuatro años de trabajo, ya que realizó cientos de bocetos hasta llegar a la idea final. Con dichos bocetos llevó a cabo una exposición en Madrid.

El Cid en los murales de la Diputación Provincial no parece ser servidor de ningún señor. Parece más bien servir a unos ideales que encarna con una plenitud desbordante. Parece que el Cid proclamara que está dedicando su vida no a algo que le haga marchitarse, ni que esté cegado por la ambición, sino que ha encontrado una aventura mediante la que ha conseguido sentir la plenitud más absoluta de la vida. La clave de este mural es la verdad de sus personajes, frente a las pinturas idealizadas comunes de la época.

Hay quien dijo de la obra venía a ser la desmitificación de Rodrigo Díaz de Vivar, porque el buen Cid y sus mesnadas, son las gentes que con sus rasgos étnicos vemos por estas tierras empuñando el arado o el volante de un tractor. Rostros cetrinos, enjutos de carnes, apergaminados por el sol y resecos por el frío de Castilla. Gentes con las que el pintor convivió mucho tiempo en Milagros, que sufren y trabajan,  y que plasma en su pintura porque admira. Para él, ellos encarnan en su sencillez la posible y maravillosa aventura de la vida. Comportándose de muy diversas maneras, todos se comportan al estilo del Cid, es decir, liberándose convencidamente y por elevación.

El Cid se nos presenta como un valedor de la osadía, un enfrentado con la muerte, un luchador que ambiciona la libertad y que demuestra no pertenecer a la categoría de los mandados.
El esfuerzo realizado por Vela se planteó para que los espectadores viesen el muro como una totalidad y no como un teatro con personajes diversos que amenazan con caer desde la cúpula. No nos pide que nos arrodillemos ante ella, sino que nos compenetremos profundamente con su sentido y logremos entenderlo.

Hay que decir que esta obra fue filmada por Berzosa, director de cortos francés, que realizó uno llamado Matar el recuerdo tradicional del Cid, el cual fue proyectado en el festival de San Sebastián, cuando Berzosa fue premiado como director de cortos. Aunque su trabajo no fue adquirido en España por TVE, sí fue difundido en Francia.


Mural de la Jura de Santa Gadea
Está pintado en uno de los lados menores del rectángulo que componen todo el conjunto que rodea la cúpula de la Diputación Provincial de Burgos. Está distribuido de forma que los únicos elementos arquitectónicos son el altar, algunas piedras y el crucifijo en el lateral, de inspiración románica, recordando a la iglesia donde se produjo la escena.
​Aparecen en primera plana los dos protagonistas de la escena, El Cid y Alfonso VI, enfrentados, ofreciendo únicamente el rostro orgulloso del monarca castellano. Ciñe una corona y una capa con la que se cubre el hombro dejando al descubierto la mano con la que jura. 
El Cid viste cota de malla, capa, casco, capa y guantes. Los personajes del fondo representan a los aliados del Campeador y entre uno de los caballeros se observa un hombre de pelo blanco, es el propio autor, que se incluye mediante un autorretrato en la mítica escena del Cantar.

Vela Zanetti tuvo que soportar que los murales que él había realizado como una ofrenda a su tierra, fueran inagurados oficialmente por los cabecillas de un sistema que da la espalda a la cultura. El artista quería que los políticos estuvieran bien lejos de su obra. En aquella época los políticos tenían una manía: la de las solemnes inaguraciones, por lo que el mural fue tapado durante 8 meses, pero el rodaje de una película dirigida por Giménez Rico precipitó la caída de la lona, chafando así los planes de los políticos burgaleses, ya que cuando inaguraron la obra ésta ya había aparecido en televisión.

Para Vela Zanetti, pueblo y régimen no eran la misma cosa. El artista que decidió que los murales cidianos serían la coronación de una extensa obra polifacética, tuvo que aguantar (ya curtido por el sufrimiento que le produjo la muerte de su padre y el exilio) que llegaran tiempos mejores en los que sistema y pueblo se pudieran confundir.

Para terminar, destacar que en el Arco de Santa María se halla otro fresco con un protagonista histórico burgalés, el Conde Fernán González, pero eso ya es otro cantar...

Adrián Tomé
Mariana Tarrero
1D

Solar del Cid


El Solar del Cid es un monumento situado en la calle Fernán González a los pies del Castillo de la ciudad, zona más poblada por aquel entonces.

Fue construido por José Cortés en 1784. Recuerda el lugar donde estaba, según la tradición oral, la casa de Rodrigo Díaz de Vivar. Bajo el escudo de este héroe se puede leer:
«EN ESTE SITIO TVBO SU CASA Y NACIO EL AÑO DE 10
26 RODRIGO DIAZ DE BIVAR LLAMADO EL CID CAM
PEADOR. MVRIO EN VALENCIA EL DE 1099 Y FVE TRASLA
DADO SV CVERPO, A EL MONASTERIO DE SAN PEDRO
DE CARDE
ÑA CERCA DE ESTA CIVDAD.
LA QUE PARA PERPETVAR LA MEMORIA DE TAN ESCLARECI
DO SOLAR DE VN HIJO SVIO, Y HEROE BVRGALES ERIGIO SO
BRE LAS ANTIGVAS RVINAS ESTE MONVMENTO EL
A
ÑO DE 1784 REYNANDO CARLOS III»

Como podemos observar, hay dos errores en esta inscripción. En primer lugar, el año de nacimiento del Cid, pues parece ser que fue 1049 y, más notable aún, es la mención errónea de que el Cid nació en este lugar, cuando está claro que nació en la villa de Vivar.

En el monumento hay dos escudos que se le asignan al Cid. El primero es el que suele representarle en obras pictóricas y esculturas, como su estatua en el centro de Burgos, situada enfrente del Teatro Principal. El otro escudo tiene un fondo verde con una cadena alrededor y es el más desconocido de los dos.


Como podemos observar, está formado por tres monolitos de piedra, tomada de Hontoria de la Cantera, pueblo cercano a la ciudad. El monolito del centro contiene el blasón del Cid con la leyenda de dónde nació y murió el mencionado héroe. Junto a él se encuentra el escudo de la ciudad de Burgos, a su derecha, y a su izquierda el del monasterio de San Pedro de Cardeña donde dejó a su esposa e hijas es su destierro.


A título de curiosidad, esta zona es paso del Camino de Santiago y en este municipio existe un colegio público con este nombre.


Daniel Mediavilla 
Marta Calleja  1º  D

Estatua de Martín Muñoz


Soy Alba González de 1ºE y voy a hablar sobre la estatua Martín Muñoz y sus curiosidades.

Es un monumento que se encuentra situado en el puente San Pablo, para ser más exactos, si miras hacia la figura del Cid, la segunda a la derecha. En la escultura, destaca su belicosa o violenta disposición para asestar un golpe con la espada. Esta estatua en conjunto con las otras siete, está labrada en piedra de Hontoria, por el escultor italiano Joaquín Lucarini (1951-1953). Las ocho obras de arte, están situadas estratégicamente porque así, acompañan al héroe en la salida de la ciudad hacia el destierro.

En el Poema de Mío Cid, Rodrigo nombra a Martín Muñoz como gobernador de Montemayor. Como dice en unos versos del poema "Martín Muñoz el que estuvo mandando Montemayor," " Martín Muñoz, el vasallo que en tan buen punto nació".

También fue Conde de Coimbra. Llegó hasta este punto porque se casó con la hija del mozárabe Sisnando David, y al morir este, le cedió el condado. Esto duró apenas tres años, ya que, rompió relaciones con Alfonso VI y se fue con el Cid. Y así es como este caballero, afamado e ilustre, participa en su destierro. 

La Glera


La glera es un monumento que se encuentra ubicado en el Paseo del Espoloncillo en Burgos.
Es un monumento hecho en honor al Cid, ya que, según se dice, acampó en este lugar cuando el rey Alfonso VI lo desterró.
Está compuesto por una pequeña torre situada en el centro monumento y a cada uno de los lados de esa torre, hay dos bloques de piedra con fragmentos del Cantar de Mío Cid. 
Como lugares de interés cercanos, podemos encontrar el Arco de Santa Maria. No está datada la fecha ni el autor de esta obra.

Asier Cabana
Kevin Cárdenas
1E

Estatua de Álvar Fáñez


ALVAR FAÑEZ

La estatua de Álvar Fáñez se encuentra en el puente San Pablo. Se sitúa a la derecha, en el primer lugar si miras hacia la estatua del Cid. En el puente también se encuentran siete figuras más que tienen que ver con la historia del Cid . 
Fue esculpida por el escultor italiano Joaquin Lucarini, que fue elegido en un concurso nacional de escultura para su realización. Se esculpió entre los años 1953-1955. 
Álvar Fáñez, también conocido como Minaya, nació en Castilla hacia el año 1047 y murió en Segovia en 1114. Fue sobrino del Cid Campeador y le acompañó en su exilio. También fue uno de los grandes capitanes del rey Alfonso VI de León. Aparece en el Cantar del Mio Cid como amigo inseparable y de confianza del Cid

Elena Angulo
1E

Estatua del Cid Campeador

                                                                    


La estatua dedicada a Rodrigo Díaz de Vivar (El Cid Campeador) se encuentra en la plaza de Mío Cid junto al Teatro Principal. Comenzó a construirse en 1905 pero la obra se aplaza hasta el año 1947, cuando finalmente se concluye la figura. Esta estatua ecuestre en bronce fue esculpida por Juan Cristóbal Conzález Quesada, mide aproximandamente cuatro metros y, se finalizó coincidiendo justo con el mileniario de Castilla.





Esta obra es de gran importancia debido a que representa al Cid Campeador, un caballero castellano que llegó a dominar el Levante de la Península Ibérica a finales del siglo XI. Como curiosidad cabe destacar que en el lado izquierdo del pedestal sobre el que se mantiene la estatua se pueden leer unas palabras que presentan al Cid como "un milagro de los grandes milagros del Creador", sin embargo, en el lado derecho, el texto recuerda el gozo de sus enemigos a su muerte.

                                                                            













Otros lugares de interés que podemos observar próximante son el Teatro Principal, La Diputación Provincial de Burgos, el Puente de San Pablo y El Pasaje de Per Abbat (junto al río Arlanzón), considerado el autor de la copia del año 1207 del Cantar de mío Cid.

Carla Martínez, Esther Miguel y Lidia Temiño  1º BACH E

Murales del Destierro y la Batalla.

Nos ha tocado escribir sobre los murales del Destierro y de la Batalla.

Estos los realizó José Vela Zanetti (1913-1999) entre 1964 y 1969 y ocupan unos 204m². Están realizados en un óleo sobre lino, que ocupa una cúpula en el Palacio de la Diputación Provincial de Burgos.

En la imagen del destierro podemos ver a Rodrigo Díaz de Vivar, más conocido como "el Cid Campeador" y, entre otros, a Martín Antolínez. Llevan una vestimenta de guerrero  y van acompañados de sus caballos.  Al Cid lo destierran porque Sancho II muere, toma el cargo Alfonso VI y el Cid toma juramento a Alfonso VI en la iglesia de Santa Gadea. En este acto, pregunta a Alfonso si tuvo algo que ver en el asesinato de su hermano Sancho. El rey juró. Pero indignado, tras ser coronado rey, destierra al Cid.

Mural de Vela Zanetti en la Diputación. Destierro

En la imagen de la batalla podemos ver a los bandos cristianos y musulmanes  que se enfrentan hasta las últimas consecuencias. Analizando la imagen vemos al Cid montado en su caballo, llamado Babieca y sujetando su espada.




 Alejandro Orden y Daniel Buendía. 1ºC

El cofre del Cid, la carta de arras y la tumba del Cid y Doña Jimena en la Catedral

Catedral
La catedral de Burgos es uno de los monumentos góticos más bellos por lo cual, en 1984 recibió el título de Patrimonio de la Humanidad.
Se empezó a construir en 1221 y fue terminada en 1260, después de una ampliación y embellecimiento del claustro y de las capillas, así como de las esbeltas agujas y el grandioso cimborrio.
En lo que se refiere al Cid, en ella se encuentran el cofre, la carta de arras y la tumba del Cid y Doña Jimena.


El cofre del Cid
Su ubicación está en la pared de la capilla del Corpus Christi. El Cid otorgó este cofre a dos judíos a los que hizo creer que estaba lleno de joyas a cambio de un gran efectivo para pagar a sus hombres durante el exilio, pero en realidad lleno este cofre  de arena  para que pesara y los avariciosos judíos cayeran en el engaño. Esta acción, aparentemente sin valor histórico, fue la que, según el Cantar, le ayudó a conquistar Valencia y recuperar así la confianza del rey

Carta de arras
Se encuentra en los archivos de la Catedral, aunque fue encontrada en el cofre anteriormente comentado. La fecha que  el 19 de julio de 1074 pero lo verdaderamente importante en esta carta no es el autor sino los personajes que aparecen. Mediante esta carta Rodrigo Díaz acoge en su familia a Jimena y se reparten los bienes familiares. Aún se desconoce cómo y cuándo llegó esta carta a los archivos de la catedral.


Tumba del Cid y Doña Jimena
En julio de 1.099 fallece Rodrigo en Valencia donde es enterrado por primera vez. 
En 1102 la familia del Cid y su gente vuelven a Burgos con sus restos y su cuerpo es enterrado en el monasterio de San Pedro de Cardeña, donde permanece hasta 1836.
En ese año, los franceses trasladan el cuerpo al actual Paseo del Espolón. Posteriormente los restos fueron recuperados y trasladados, en 1921, solemnemente, junto con los de Jimena a la catedral de Burgos donde permanecen actualmente bajo un espléndido cimborrio.

Diego Elena y Mario Fuente
1C

lunes, 19 de octubre de 2015

Doña Jimena, Ben Galbón y San Sisebuto

El Puente San Pablo conecta la Plaza del Cid con la parte sur de la ciudad. Resaltan las ocho esculturas talladas en piedra completamente relacionadas con el Campeador. Las estatuas surgieron del concurso promocionado por el Ayuntamiento en 1953 y son obra de Joaquín Lucarini, bilbaíno de origen italiano. Estas ocho estatuas cobran sentido por su relación con la estatua ecuestre del Campeador.

Somos el grupo de Martín y Gonzalo y nos han encargado la tarea de buscar información sobre las estatuas de:

-Estatua de Doña Jimena (estatua esculpida en piedra de unos 5 metros que destaca por llevar un Halcón en el hombro derecho) Jimena fue hija de Don Diego, conde de Austria y biznieta del rey leonés Alfonso V. Pertenecía a la alta nobleza del reino. Esposa del Cid, contraen matrimonio cuando Rodrigo tiene 26 años. Tuvieron tres hijos: dos hijas (Cristina y María) y un hijo (Diego Rodríguez). Acompaña al Cid durante toda su vida excepto cuando sufre el destierro por Alfonso VI ya que la ley decía que aunque fuera desterrado ni sus bienes ni su familia debían correr su misma suerte.

Jimena se queda en el Monasterio de San Pedro Cardeña. Mediante el segundo destierro del Campeador, sobre 1089, el rey queda impresionado por los sucesivos argumentos y juramentos de inocencia del Cid, de esta forma deja que sus hijos se reúnan con él. Se supone que Jimena se encuentra en Valencia cuando se produce el fallecimiento de Rodrigo, esta tiene que acudir al señorío valenciano para regirlo ya que tras la muerte de Rodrigo, ella se quedará a cargo del mismo.

-Estatua de Ben Galbón   La estatua es parecida en volumen a la de Dª Jimena, es decir, unos 5 metros de altura, aproximadamente. Ben Galbón era el alcalde moro de Molina, lugar de paso que escoge el Cid en sus idas y venidas entre Medinaceli y Valencia. Ben Galbón es considerado un gran amigo del Cid. Al contrario que sus hermanos moros, Ben Galbón presta todo tipo de ayuda, por miedo a correr la misma suerte que estos. A cambio, el Cid ofrece protección y seguridad al pueblo de Molina

-San Sisebuto la estatua tiene las mismas dimensiones que el resto, solo que aparece San Sisebuto encima de un cofre. Sisebuto fue el abad del Monasterio de San Pedro Cardeña en la época del Cid. El Cid dejó al amparo del abad a su esposa y a sus hijos. No se sabe mucho más de él, y en verdad no aparece en El Cantar del Mío Cid, pero se cree el abad Sancho (que sí  aparece en El Cantar) es en realidad el propio San Sisebuto.


Gonzalo Muñoz y Martín Sáiz.